jueves, 19 de octubre de 2017

Breve Carta II.

Querido Cheb Rubën:
Soy el producto de tus letras, la identificación casi completa de cada palabra que sueltas. Estoy jodida, ojalá fuese solo mi autoestima.
Tengo el estómago descompuesto, tan solo ha comenzado el día y ya no me siento. Se os están quedando cortos los sinónimos de depresiva hacia mi persona.

Carta I.

Querida ley de Murphy;
Hace tiempo que andas muy unida a mi, cerca de año y medio que te ciernes sobre mi, amenazante.
No comprendo cómo te otorgo el poder, cómo puedes hacer que del más mínimo inconveniente se me eche el mundo encima y todo comience a hacer bola.
Mi sentencia es tenerle presente, en cada momento, en cada kilómetro, en cada recuerdo, en cada esquina de ésta y de aquella calle, en cada suspiro en ese y en aquel banco.
Necesito irme de esta ciudad,
compuesta de ti, y no de monumentos como todos creen. Eres tú, esa baldosa de Reyes Católicos, ese té de aquella tetería, el mal humor del calor y las siestas en el sofá.
Se me está haciendo un mundo evitar las comparativas, pero es una guerra continua el no saber qué hacer, el auto-engañarme, mis canciones se me quedan cortas. Y estoy menguando, cuando más pienso que crezco.

Hoy,
me siento más pequeña.



martes, 1 de agosto de 2017

No, no estabas.

Quizá sea ego,
ni me crees, ni te creo,
pero ahí estoy, aquí dentro estás. Cada día, no hay quien ni qué, te saque de aquí.
Por más que te haya dolido, o me haya dolido a mi.
Estás aquí,
presente.

Acabará siendo otro de los tanto borradores. Pero tú no.

sábado, 20 de mayo de 2017

viernes, 29 de julio de 2016

"Ahora me pregunto, si Jack me apartó de algo de lo que debía librarme por mi cuenta, quizá me quitó la posibilidad de ser fuerte para salvarme, para crecer.
Por eso me fui con él.
Hacia lo que hacia él y lo que hacían los demás, creía que me había convertido en uno de ellos.
¿Si no soy la que era cuando nací y tampoco en la que me convertí, qué coño soy?"

Anne Bonny.

jueves, 15 de octubre de 2015

Poco a poco cantaba un ruiseñor.

Hoy cerraré los ojos comiéndome el mundo. Hoy es mañana y voy a caminar con paso firme.
No, esto no es otro estúpido texto sobre cómo afrontar momentos de bajón.

Ésto soy yo, son mis ganas, son mi alarma casi de madrugada, serán mis desayunos y es esfuerzo desinteresado.

Incontables veces me muerdo las comisuras para no sonreír. Lo admito, soy una persona extraña, con altibajos perturbados, alborotados. Pero esa soy yo, con mis días de ínfima felicidad y con dias de exacerbada autoestima.

Quizá darme cuenta de que no tengo que buscar encontrarme, sino aceptarme, hará que esta noche sea más apacible dentro de este kigurumi.

Decídselo a las
flores...

martes, 13 de octubre de 2015

Viridiana 23:22

He vuelto, aunque no sé por qué.
Ya no vienen las musas para hacerme fluir, mis textos están vacíos de contenido... de sentido... Pero lo necesitaba, necesitaba escribir.

No me doy por satisfecha, tendré que volver,

mañana.

viernes, 28 de noviembre de 2014

El azul del mar.

Que ya debería estar acostumbrada al romper de las olas.
El impacto sucesivo, repetitivo de las altas mareas... el problema fue cuando me di cuenta de que no era una roca, me equivoqué.
Son olas, no podían entrar en razón, no podría ocurrir lo que yo deseaba que pasase... La calma. La calma en el momento agresivo del mar.
Pero es la naturaleza, innato.
Nunca aprendí a nadar.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Necesitar.

Si me derrumbo,
Si caigo solo puede levantarme una persona.
Solo ella sabe como hacer que vuelva recuperar la sonrisa.
Solo él sabe como parar esta angustia.

Solo a mi me quema el reloj en esta situación.
Necesito,
Del verbo necesitar. De ahora.
De que necesito una solución ahora, a las 22:40 del día tal del mes cual.
Que es este momento, y no otro.

Necesito.

domingo, 27 de julio de 2014

W.H

Estuve pensando en lo que me dijiste el otro día sobre mi pintura. Me pasé casi toda la noche pensando, y se me ocurrió una idea, luego caí en un sueño plácido y no he vuelto a pensar en ti. ¿Sabes qué se me ocurrió? 
- No.
- Que eres un crío y que en realidad no tienes ni idea de lo que hablas... 
- Vaya gracias.
- Es normal, nunca has salido de Boston. 
- No. 
- Si te pregunto algo sobre arte me responderás con datos sobre todos los libros que se han escrito, Miguel Ángel, lo sabes todo, vida y obra, aspiraciones políticas, su amistad con el Papa, su orientación sexual, lo que haga falta... Pero tú no puedes decirme cómo huele la Capilla Sixtina, nunca has estado allí y has contemplado ese hermoso techo. No lo has visto… Si te pregunto por las mujeres supongo que me darás una lista de tus favoritas, puede que hayas echado unos cuantos polvos, pero no puedes decirme qué se siente cuando te despiertas junto a una mujer y te invade la felicidad... Eres duro. Si te pregunto por la guerra probablemente citarás algo de Shakespeare: "De nuevo en la brecha amigos míos" Pero no has estado en ninguna, nunca has sostenido a tu mejor amigo entre tus brazos esperando tu ayuda mientras exhala su último suspiro. Si te pregunto por el amor, me citarás un soneto, pero nunca has mirado a una mujer y te has sentido vulnerable, ni te has visto reflejado en sus ojos. No has pensado que Dios ha puesto un ángel en la tierra para ti, para que te rescate de los pozos del infierno, ni qué se siente al ser su ángel y darle tu amor y darlo para siempre y pasar por todo, por el cáncer. No sabes lo que es dormir en un hospital durante 2 meses cogiendo su mano porque los médicos vieron en tus ojos el que término horario de visitas no iba contigo. No sabes lo que se significa perder a alguien, porque sólo lo sabrás cuando ames a alguien más que a ti mismo. Dudo que te hayas atrevido a amar de ese modo. Te miro y no veo a un hombre inteligente y confiado. Veo a un chaval creído y cagado de miedo. Eres un genio, Will, eso nadie lo niega. Nadie puede comprender lo que pasa en tu interior. En cambio presumes de saberlo todo de mí porque viste un cuadro y rajaste mi puta vida de arriba a abajo. Eres huérfano, ¿verdad? ¿Crees que sé lo dura y penosa que ha sido tu vida?, cómo te sientes, ¿quién eres por haber leído Oliver Twist?, ¿un libro basta para definirte? Personalmente eso me importa una mierda porque ¿sabes qué? No puedo aprender nada de ti ni leer nada de ti en un maldito libro. Pero si quieres hablar de ti, de quién eres... Estaré fascinado, a eso me apunto, pero no quieres hacerlo, tienes miedo, te aterroriza decir lo que sientes… Tú mueves chaval.

domingo, 12 de enero de 2014

118

Sentarse a esperar, pero ¿el qué? Feliz infancia, te anhelo. 
Medir mis palabras se está haciendo rutina, indagar cada milésima que sale de mi interior para exponerla en este vacío exterior. De nuevo lanzo otra pregunta: ¿por qué? 
Jamás permití antes cohibirme con lo que relato, ya sea en un simple diálogo entre amigos... ¿por qué ahora lo hago? 
Tengo tranquila mi conciencia, sé que no tengo nada que callar, que no me da miedo el 'que dirán', entonces, ¿qué me ocurre?
Tantas preguntas, tanto desasosiego interno, desvelo y desazón, no encontrar por ningún lado la razón.
En lo más profundo guardo algo,
dual desconfianza que poseo,
un día sin ello
al siguiente lo tengo...
Reminiscencias de color plata
dorados y amenazantes
oscuros amaneceres danzan.


lunes, 16 de diciembre de 2013

Las tres de la noche.

Siempre un paso atrás, queriendo creyendo dar más.
Fantasmas del pasado me siguen torturando, atormentando la noche de hoy. Estacas me estancan y estoy llorando. Cronos me prometió cambiar el transcurso de éste, mi interno mar. Cauces de hielo y cristal acrecentándose, pletóricos de cólera y un continuo 'no entender'.
Encontré todo lo que buscaba, lo que pensaba que no llegaría, Endimión y Selene se nos quedaban cortos cuando nos mirábamos. Pedí tu inmortalidad por un sueño, sueño del que no despierto y me pierdo. Incesante ruido cegador, cambiante de mis palabras, del amor por puñaladas, del desconcierto al sosiego...
Tchaikovsky sonaba al son de cada lágrima, me desgarra... Dejé la locura a un lado para buscar cordura, soluciones, miradme y analizar mis errores.
Confusas erratas, sed, mis ganas.
Céfiro impeló mi felicidad por un momento, me dejó sin aliento. Ahora trato de encontrarme, entre fríos movimientos, ofuscando todo atisbo de sensatez, quizá también de madurez...
Una mezcla de Eric Satie y el mundo onírico me llaman, pero necesito seguir aquí, desgarrada, destrozada. Hécate temblaría ante mi, si se destruyese lo nuestro, más, si es causa de mi yerro. Un 'te quiero' por cada metedura de pata empieza a servir de nada. La facilidad de expresar un sentimiento, solo factible contigo. El Canon en mi cabeza mientras pienso en cada momento junto a Él, sollozos entre acuarelas, que impecable Pachellbel. Transportéme en un instante allí donde el beneficio está de nuestra parte, donde los lamentos parten...

Fundido en negro, cambio de escena.

La soledad me vuelve cobarde. Sensación de inseguridad oscilante, temor por el temer, vacío constante. Ínfimo es el castigo de Tántalo si lo comparo a no ver más tu sonrisa a mi lado. De poco sirve plasmar, cristalizar esto que narro... El detrimento deparará en un profundo menoscabo, reprimenda de la que acepto el cargo si así puedo tenerte apresado.

Me despido, Schubert adormece a las fieras.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Breve pesar.

Los pies se helaban conforme a la puerta me acercaba. Salí pero ya no estaba, se fue y se llevo parte de mi. Maldita inocencia perdida entre sollozos, esbozos de acuarela... Pasaron minutos y yo anhelaba su presencia. La estancia se hizo eterna, las paredes se caían a pedazos... Unas letras formaban un futuro en medio de una libreta. Futuro que necesito y por el que sé que resisto.
Hace frío.

domingo, 14 de julio de 2013

Algo, con alguien, en algún sitio.

Así comenzó, como un suspiro de alguien que comprende que se hace mayor. Así progresó... lo que creí que con el tiempo se convertiría en eso que llamáis amor.
Triste es darse cuenta de lo monótono, de todo aquello que de mi se apartó. Caminar por la calles desiertas, pensar en ti, pensar que tu piensas en ella. Hoy divago hacia aquel lado, aquel beso inesperado... Mi pasado obcecado en recordarte, en no soltarte, aprisionarte...
Los adoquines que decoran dicha travesía me incitan a pensarte, aquel lugar... Me abstuve del sonido del agua de aquel parque y me centré en percibir cada sonido tuyo como si de poesía se tratase.
Ya no recuerdo de que hablamos, quizá era verano... Quizá sea un recuerdo o quizá ya lo haya borrado.
Efímero, una vez más.

martes, 29 de enero de 2013

Inversa.

No esperéis nada de lógica tras estos fragmentos.
Siento no llegar a tiempo, mis idas de cabeza no siempre avisan, por eso desde entonces escribo desde la cornisa. Mirando hacia abajo sin miedo, tampoco prisa. Tenemos la mayoría de edad y solo miramos a nuestras VISAS. Exhausta tras escuchar vuestras paridas, empezad a recrearos.

lunes, 24 de diciembre de 2012

De Noviembre a Diciembre.

El 90% de mi cabeza está tan ocupada pensando en algo que ni siquiera se conserva en ti, que se dispone a  desequilibrarse.. Noto que ya empieza a desvariarse por sí sola, pienso tanto en ti que ya no sé que es de mi. Miradas llenas de vacío, sentimientos vanos, efímeros.. Pero, solo para ti. Pequeña gran crédula e ingenua he sido, siempre creyendo encontrar la oportunidad perfecta para así poder cambiar.
Tu infringes tu fidelidad, yo simplemente acepto sonreírte, de cerca, una vez más.

Perecedero.

Roces, jadeos, voces, ¿de qué me conoces?. Después de arrebatar el papel protagonista a Narciso, de quedar todos sumisos, de , perplejos, como en frisos, de sufrir algún inciso y de abrasar el paraíso, he vuelto.
Vuelta que traerá mi perdición, pues no hay mayor perdida que haberle echo caso al corazón. Corazón ahora en llamas y sin duda tu sustentas esa carga. Amarga condena que me mantiene y te mantiene en vela, quizá miremos la misma estrella, o quizá no.
Despreciando que me importas al igual que te importo yo, aquí me hallo, confusa, contemplando las grietas de éste, mi corazón.

sábado, 3 de noviembre de 2012

Quizá haya sido benévolo encontrarme de nuevo contigo, hablar, debatir, cavilar, proyectar nuevos planes... Cuantioso tiempo hacía que no dialogábamos sin la ceguera provocada por unos antisépticos. Echaba de menos eso de 'pensar' , siempre imaginándome que todo iba bien, que transcurrían los días y que asuntos como el de encontrar quien me completasen no era ineludible para mi. Que equivocada estaba, cada día, aunque inconscientemente, lo buscaba. He buscado el mismo fuego que trajo Prometeo, he recorrido el Tártaro por haberme girado, he sentido el afecto, el cariño, la predilección y aun así no he encontrado el amor. Ando errando entre miradas, cerrando los ojos para no ser cazada... Quiero lo que veo, pero me equivoco conforme voy conociendo.
Que no es divertido coaccionar palabras, que hielo se ha convertido en mi destino.

viernes, 24 de agosto de 2012

Otro día el mismo sol, la misma mierda.

¿Conocéis esa sensación en la que se te hace un nudo en la garganta, te sudan las manos y no puedes evitar derramar lágrimas? Bien, así me ha hallo en este mismo instante.
Preguntarse el por qué todo y autoanalizarme ya no me ayuda, he cambiado. Ahora simplemente individualizo cada situación que me altera sin buscar conexión con otra que también consiga que mi estado emocional se simplifique en una sola palabra: DESASOSIEGO.
Aunque, como siempre, es difícil cambiar y más tu mentalidad. Me resulta imposible supeditarme en temas relacionados al amor. En cambio es muy fácil resumir lo que siempre o casi siempre me pasa, todo respaldado por la ilusión eso sí.
No quiero seguir hablando de esto, es más si persisto en la prolongación de ésto es porque solo busco aliviarme de algún modo.
De nuevo, Litha intentando engañarse. Ni escribir mil libros me haría evadirme de este calvario que yo misma me he buscado.
Quizá no pueda más y esto ha sido esa gota que colma el vaso, aunque es extraño porque mi vaso siempre anda medio vacío. Y ahora sí, puedo decir... Que he llorado por ti y que eso implica mi cansancio. No puedo más.
Atentamente, Litha.

domingo, 22 de julio de 2012

4:10

Me he refugiado del frío diciembre en el agosto caluroso, he pensado que estaba en un mundo desierto de malicia gracias a mis compañeros, he pensado que desde aquel día todo había cambiado. Pensé que me entendías, que mis asuntos, aunque de manera parpadeante, subsistían. Me equivoqué, he de reconocer que en cada una de mis entradas me equivoco. Que la familia no lo es todo y que la falsedad y el querer caer bien, reina por encima de todo. Pensé que se podía dar la cara, que hay cosas, que entre familia no pasan... ILUSA... que ilusa. Y como en este tema en otros diarios. Esto no es un simple calvario, es el día a día. Y con tu sonrisa... pienso recompensarlo.
Buenas noches, atentamente vuestra , algo bebida, narradora.

martes, 5 de junio de 2012

Entre lágrimas me estoy consumiendo en algo efímero. Nunca quise caer en el dardo sagrado de eso que llamáis amor, pero no pude evitarlo, caí, y ahora he caído. He caído en una eterna espiral, de la que solo podré salir a partir de Septiembre... Cuando vuele de mi cálido hogar... Volaré, conoceré gente y así podré ser fiel a mis principios. No puedo seguir creyendo en algo que no existe. Hay que ser consecuente, mi consecuencia, hoy, será olvidarte.
Adiós.

martes, 22 de noviembre de 2011

Un suspiro más.

Desde la ventana de mi habitación estoy viendo la soledad del viento,
está mustio con mi corazón y apenas le queda aliento....
Que bonito sería escribir poesía en un prado, estando enamorado... Pena que cada vez crea menos en ese sentimiento. Pero hoy no escribiré sobre eso, prefiero no malgastar mi tiempo. Tenía muchas ganas de escribir de nuevo en mi blog, mientras la música deja plasmar todo lo que siento.
La pregunta es: ¿Qué siento? ¿Asco, odio, ira, frustración, agonía? ¿Qué? ¿Felicidad, alegría...? No lo sé, llevo unas semanas intentando encontrarme a mi misma, me he perdido.
¿Dónde acabaré? ¿En la demencia de cada una de mis acciones? Que sin vivir, me obsesiono, me ofus-co! me desvelo... me impaciento y no se cuantas cosas más. El problema e inquietud es no saber el por qué, será que añoro aquello que perdí, como dije en mi anterior entrada por mi bipolaridad,....
Y no sé por qué, ahora mismo voy a dejar de escribir y me voy a relajarme.


Atentamente vuestra ofuscada narradora.